Los primeros bikinis inteligentes del mercado se pasan de listos.

"Son demasiado inteligentes", aseguran muchas de las mujeres que han comprado alguno de estos bikinis.

1530 0
1530 0

Antonia, una mujer poco agraciada de 32 años, compró el bikini inteligente en una tienda especializada, pero instantes antes de que pudiera probárselo 30 minutos delante del espejo, el listo del bikini salió corriendo, alegando “eso de ahí abajo te lo va a tapar tu madre”. “Son demasiado inteligentes”, aseguran muchas de las mujeres que han comprado alguno de estos bikinis.

Juliana, una chica de 29 años asegura haber sido robada por uno de los bikinis inteligentes. “Lo saqué de la bolsa y lo dejé encima de la mesa del comedor, junto a la cartera. Cuando volví me había robado 23 euros.

Al parecer los bikinis inteligentes han creado un agrupación llamada “BKUJSV” (Bikins Unidos Jamás Serán Vencidos), a través de la cual están pidiendo dignidad y respeto para su colectivo, así como un contrato laboral digno. Dicha asociación se reúne cada jueves en un local céntrico de la ciudad, al que nosotros pudimos asistir y entrevistar a alguno de sus integrantes.

Aparentemente disgustado, uno de los bikinis se acercó a un miembro de nuestro equipo para exponer su dramática experiencia. “Nada más aparecer en este mundo, fui vendido, como el resto de mis compañeros. Me tuvieron encerrado medio día dentro de una bolsa de plástico de color negro, 4 horas bajo el sol, hasta que la mujer me utilizó sin previo aviso. Apenas llevábamos 1 minuto en el mar cuando oí que la mujer decía “con el movimiento de las olas es imposible” y de repente, cuando el mar se calmó, me orinó encima” culminaba entre lágrimas el bikini, visiblemente traumatizado.

“Estamos hartos de tener que tragarnos vuestra orina por unos miseros 15 euros” gritaban al unísono los bikinis tras escuchar la trágica historia de uno de sus compañeros. Momento en que empezaron sonar lemas como “iga, iga, iga, aguanta tu vejiga” o “ote, ote, ote, lávate el chochote”.

“No creemos en los sindicatos subvencionados por el gobierno, por eso hemos creado una asociación que defiende nuestros propios intereses. Si el gobierno no aporta soluciones a este maltrato tenemos varias acciones preparadas” afirmaba un integrante. “Entre nosotros hay bikinis muy preparados, si no nos aportan soluciones estudiaremos posibles boicots y represalias” sentenciaba en tono firme el líder y portavoz de la asociación BKUJSV.

En este artículo hemos escrito sobre:

Únete a la conversación