Encuentran un Zombie vegetariano en The Walking Dead que no hace “Ooooaaaarrrggghh”.

"En realidad no se cómo he llegado hasta aquí, un zumbado me mordió en el trabajo y ahora no paro de comer hierba" decía extrañada Catherine Green, la...

1660 0
1660 0

La extraña situación se produjo un día cualquiera a una hora cualquiera, en algún lugar con mucha sangre, muchos zombies y mucha gente corriendo delante de ellos.

Rick y su grupo escapaban de los no muertos, cuando Glenn se encontró de cara con un zombie, que se abalanzó sobre él, tirándole al suelo y pidiéndole lechuga o tomates.

“Estuve a punto de atravesar su cerebro con mi cuchillo, cuando reflexioné sobre lo que acababa de oír” comentaba eufórico y estupefacto Glenn, uno de los protagonistas de la serie The Walking Dead. “¡Una mujer zombie me estaba hablando y me estaba pidiendo lechuga!” gritaba Glenn aparentemente nervioso y emocionado.

Glenn chilló para que todo el grupo fuese a ver y oír lo que acababa de oír y ver. En primera instancia Rick, se colocó delante del grupo, frente al zombie vegetariano, y con una postura ladeada y su mano derecha sobre su revolver enfundado, Rick, giró y agachó sutilmente la cabeza para preguntarle: “¿Amiga, necesitas algo?” A lo que la zombie respondió: “Señooor estoooy buscaaando tomaaaates o lechuuuugas”. Rick sacudió su cabeza para intentar entender la situación, pero no lo consiguió y empezó a golpear al zombie, por si acaso.

Glenn y Daril detuvieron a Rick y lo calmaron para poder hablar con el raro espécimen que acaban de encontrar. “En realidad no se cómo he llegado hasta aquí, un zumbado me mordió en el trabajo y ahora no paro de comer hierba.” decía extrañada Catherine Green, la primera zombie vegetariana de The Walking dead. “Llevó meses comiendo hierba de los pastos, y me muero por comerme una ensalada con tomates.” decía cabizbaja Catherine, mientras de su boca se derramaba saliva y espuma.

El grupo preparó algo parecido a una ensalada, con hierba y atún en lata. Catherine disfrutó de una buena comida, habló con el grupo de supervivientes, se hicieron fotos, e incluso paso la noche con ellos, hasta que Carol, que siempre se mantuvo distante, agarró su cuchillo y le atravesó los sesos. “Preferí asegurarme de ningún día Catherine cambiaba su dieta vegetariana, por la carnívora” anunciaba tranquilamente Carol, mientras sacaba unas galletas recién horneadas en la aldea de Alexandria.

En este artículo hemos escrito sobre:

Únete a la conversación