Un hombre asegura haber visto al Chupacabras con un vestido rojo la noche del sábado.

“Debía medir alrededor de un metro setenta, y se movía de un lado para otro, ‘meneando el cucu’ como si fuera una diva" afirmaba José.

1282 0
1282 0

Esta era la afirmación con la que José acudió hoy lunes por la mañana a nuestra redacción.

José, un hombre de 37 años, profesional madrileño con más de 20 años de experiencia como yesero autónomo, aseguraba haber visto a la mítica criatura conocida como ‘El Chupacabras’, este fin de semana en una concurrida discoteca del centro de Madrid.

Aparentemente afectado aún por el impactante encuentro nocturno, José entró a nuestro despacho, nos miró a la cara, y respiró profundamente para decir: “Llevaba un vestido rojo, tenía el pelo largo y una nariz muy grande” aclaraba José mientras todavía intentaba acomodarse a la silla.

Una vez consiguió acomodar su trasero a la silla prosiguió: “Siempre había creído que el Chupacabras era un bicho que se encontraba en las profundidades de algún bosque o selva, tipo el Amazonas” comentaba a la vez que movía su cabeza de izquierda a derecha. “Pero estaba allí, en una discoteca pachanguera del centro de Madrid”.

A preguntas de nuestros compañeros de redacción, sobre los detalles de la criatura, José respondía: “Debía medir alrededor de un metro setenta, y se movía de un lado para otro, ‘meneando el cucu’ como si fuera una diva apunto de caerse, o estuviera intentando encontrar la mejor posición en la taza del water.”

José denunció los hechos ante la policía local la misma noche de los hechos. Según las palabras de uno de los agentes que atendió a José en la comisaria, los agentes le recomendaron a José “que se fuera a dormir la mona”.

José no entomó muy bien la recomendación de los agentes, por lo que acto seguido a la recomendación de los agentes de policía, José se dirigió a los juzgados a poner una denuncia a la policía local de Madrid, por “chulearle mientras él estaba sufriendo”.

“¿Qué se han creído?” se preguntaba José, en voz alta. “Cómo si no tuviera bastante con ver al Chupacabras, va la policía y me dice que me acueste con una mona” sentenciaba José con un golpe de mano sobre la mesa.

En este artículo hemos escrito sobre:

Únete a la conversación